El dia 4 de septiembre de 2006 no pasará como un día cualquiera para la compañía Ryanair. La aerolínea de Christy Ryan quiso hacer sangre de los defectos o desgracias de su competencia Iberia, poniendo en marcha una campaña promocional innovadora, aunque agresiva y poco ética.

No obstante, haciendo un seguimiento del marketing de la compañía, posiblemente lo que sucedió es precisamente lo que quería Christy Ryan, publicity, publicity, y publicity gratis.

Por todos es bien sabido la situación por la que pasó Iberia este verano, con la huelga del personal de tierra, que hizo estragos las vacaciones de muchísimos pasajeros. Una huega ilegal, fruto más de la ira que de la razón de los trabajadores de Iberia, que hizo mucho daño a la compañía y a todos los consumidores.
Según mi opinión, Iberia tiene la desgracia de que sus trabajadores se toman el acto de huelga con premeditación, más con el fin de hacer ruido y daño que para reivindicar, llegando al punto de que es casi un chantaje a la compañía.

:::::::: La promoción :::::::::
Ante la crisis de relaciones públicas de una competencia como Iberia, Ryanair montó una promoción bastante innovadora, consistente en montar una especie de manifestación en Plaça Catalunya de Barcelona, en la que, todo aquel que llegara con una pancarta en contra de Iberia, tendría billetes gratis de Ryanair a qualquiera de sus destinos. Sin más. Simplemente por acudir a la “manifestación” con una pancarta, un billete gratis de Ryanair.
Todos los que se presentaran con la pancarta recibirían un billete de ida y vuelta, viaje a realizar entre Septiembre 2006y Mayo del 2007.

Una responsable de marketing y ventas para España de Ryanair, Caitriona Beggan, comentó que el objetivo de la campaña era que la gente comprobara por si sola que volar con Ryanair es mucho mejor que volar con Iberia, ya que ésta última a menudo da problemas a los viajeros.
Teóricamente, la promoción pintaba como una gran fiesta, un desfogue para miles de consumidores de Iberia indignados, mucha publicity gratis, y boca-oreja y SMS viral entre usuarios de líneas aéreas recomendando “ir a la mani”

:::::::::: Lo que finalmente ocurrió:::::::::
Pese a que era primer día laboral, y previsiblemente no habría demasiada afluencia de personas, montones de consumidores jóvenes, que todavía estan de vacaciones, colapsaron la operativa montada por Ryanair. Un colapso previsible, no obstante, puesto que no había organización, ni vallas protectoras, ni colas organizadas. Ni tan solo Ryanair avisó a la Policía Local ni a las autoridades.
Posteriormente la compañía se disculpó por los incidentes y aseguró los billetes a quienes se quedaron sin ellos con sólo enviar un correo electrónico. Tras recibir 150 denuncias, la Agencia Catalana de Consumo (ACC) abrió un expediente informativo para evaluar si Ryanair será objeto de sanciones.

:::::::::::::  Conclusiones y rentabilidad de la promoción :::::::::::::::::
Aprovechar la delicada situación de una competencia para lanzar un ataque como el que lanzó Ryanair no es muy ético. En Cremark lo consideramos poco elegante, a parte de que roza la insensatez por la manera con la que la promoción fue ejecutada.
Ante todo, siempre que se quiera realizar una promoción, es de vital importancia:

  • Innovación en la idea, por supuesto. Pero ética, ante todo. El marketing del “todo vale” no es el modo. En este ejemplo, por querer hacer daño, la propia imagen ha sido dañada fuertemente.
  • Una buena planificación. Contemplar todos los aspectos que puedan acaecer. No dejar nada a la improvisación. En este ejemplo, todo se improvisó (vallas, personal, previsiones de afluencia de público, aviso a autoridades, etc.)
  • Verificar que somos capaces de cumplir con lo prometido. ¿Realmente Ryanair tenía tantos billetes gratis como gente se presentó en Plaça Catalunya? ¿realmente pensaron que se personarían tantas personas?

Al final, la bala de Ryanair les salió por la culata. Désolé! Ahora, a apechugar con vuestra propia crisis de RR.PP., y dejad a los demás con sus problemas.